viernes, 29 de junio de 2012




No digas ...

No digas "Padre", si no te comportas como un hijo.

No digas "nuestro", si vives aislado en tu egoísmo.


No digas "que está en el cielo", si sólo te fijas en las cosas terrenales.


No digas "santificado sea tu nombre", si sólo le invocas con los labios y tu corazón está alejado de Él.


No digas "venga a nosotros tu reino", si lo confundes con el éxito material.


No digas "hágase tu voluntad", si no la aceptas cuando es dolorosa.


No digas "el pan nuestro de cada día dánoslo hoy", si no te preocupas de la gente que pasa hambre.


No digas "perdona nuestras ofensas", si guardas rencor a tus hermanos.


No digas "no nos dejes caer en la tentación", si no evitas las ocaciones de pecado.


No digas "líbranos del mal", si no te comprometes a favor del bien y contra el mal.

1 comentario:

Marian dijo...

Maravilloso blog! Es mucho amor el que tengo a nuestra Madre bajo la
advocación Milagrosa.
¡Muchas gracias! Dios le bendiga.

Páginas vistas la semana pasada