lunes, 31 de mayo de 2010

MADRE DE LA ESPERANZA, Madre de la oración. Pontmain, Francia, 1871

Se aparece María en 1871 en este pueblo francés, en plena guerra francoprusiana. En enero de 1871 la situación de Francia era angustiosa. Derrotada por Alemania, París ocupado, el Emperador prisionero con 300.000 soldados... el ejército alemán avanzaba incontenible. Pero en toda Francia se elevaron oraciones a Dios. El 11 de enero, en la diócesis de Poitiers, se hizo el voto nacional de construir en París la basílica de Monmartre al Sagrado Corazón de Jesús. El día 17 el obispo de Nantes hizo también voto de construir una iglesia al Sagrado Corazón. En París se oraba con intensidad a la Virgen en todas las iglesias. Y ese mismo día 17 de enero, en que la línea del frente se encontraba cerca del pueblo de Pontmain, la Virgen se aparecía y les decía a los niños: “Orad, hijos míos, Dios os escuchará pronto. Mi Hijo se deja conmover”. Por eso, esta aparición es considerada como una respuesta a tantas oraciones en todo el país. En ese pueblo, toda la población oraba con fervor para ser protegida.

El párroco había consagrado a María a los 38 jóvenes que habían partido a la batalla y que, después, volvieron todos sanos y salvos. Ese día, 17 de enero, Eugenio Barbedette de doce años y su hermano José de diez, vieron sobre el techo de una casa vecina, en la noche nevada y brillante de estrellas, la figura de María. Otras dos niñas, Francisca Richer de once años y Juana María Labosse de nueve, también la vieron. A las nueve de la noche terminó todo. Horas más tarde, los alemanes cambiaron de táctica y se retiraron del lugar. Hay que anotar que la Virgen protegió también a este pueblo de Pontmain el 12-9-1914 en la batalla del Marne, cuando el ejército alemán detuvo repentinamente su avance al ver en el cielo a la Virgen blanca. Y en la guerra de 1939-1945 no cayó ni una bomba sobre este pueblo y todos sus soldados regresaron con vida. Sobre los videntes, Eugenio y José se hicieron sacerdotes. Juana fue religiosa y, solamente, Francisca quedó en el mundo, terminando sus días como ama de llaves del sacerdote Eugenio Barbedette.

El obispo autorizó el culto bajo la advocación de Nuestra Señora de la Esperanza. Pío IX rezaba todos los días a Nuestra Señora de la Esperanza. León XIII concedió indulgencias. Pío XI aprobó una misa en su honor. Pablo VI invitó varias veces a orar a la Virgen de Pontmain, que cada año es visitada por miles de peregrinos.

Aprobación eclesiástica
En la fiesta de la Purificación, 2 de febrero, 1872, el obispo Wicart de la diócesis de Laval, publicó una carta pastoral otorgando aprobación canónica a la aparición.

El Papa Pío XI concedió la misa y el oficio en honor a Nuestra Señora de la Esperanza de Pontmain.

La Virgen fue coronada solemnemente por el Cardenal Verdier, Arzobispo de París el 24 julio de 1934.

En la actualidad hay una Basílica de Nuestra Señora de la Esperanza en Pontmain
.

domingo, 30 de mayo de 2010

Sobre las apariciones Marianas: La Virgen de Zeitun - Egipto

Durante más de dos años, se ha aparecido nuestra Madre Santísima en Zeitun, un suburbio de El Cairo, Egipto, a partir del 2 de abril de 1968 hasta setiembre de 1970. Estas apariciones no han sido personales, sino para todos, ya que todos la podían ver sobre la cúpula exterior de una Iglesia copta, dedicada a la Virgen María. Se considera que la han visto unas 250.000 personas de distintas religiones y clases sociales, incluso ateos. En dos oportunidades, se apareció con San José y el niño. Otras veces, venía sólo con el niño Jesús y, muchas otras veces, venía sola, vestida de blanco como si fuera una religiosa.

Normalmente se aparecía de noche y, con frecuencia, se presentaba rodeada de unas palomas brillantes, que podrían ser ángeles, que volaban a su alrededor y, a veces, formaban una cruz sobre la multitud. Para ver mejor el fenómeno y descartar trucos o fenómenos de luces, en alguna ocasión, se quitó la luz eléctrica del lugar y pudo verse de la misma manera. Fueron en total unas trescientas apariciones. Su duración era desde un cuarto de hora a dos horas o más. El 8 de junio de 1968 estuvo con la gente desde las nueve de la noche hasta las cuatro de la mañana. No habló nunca, pero sonreía. A veces, parecía seria o con rostro normal. No estaba siempre en el mismo lugar se desplazaba por entre las otras cúpulas para que la gente la viera mejor desde otros lugares. En ocasiones, se inclinaba para saludar a la multitud o se arrodillaba ante la cruz y se santiguaba. Había veces que llevaba en la mano una rama de olivo, probablemente para significar el deseo de paz, otras veces llevaba una corona o aureola brillante sobre la cabeza.

Era un espectáculo impresionante, pues había noches que se reunían hasta cien mil personas a la vez. Allí la gente, católicos, coptos, ortodoxos y otros rezaban y cantaban canciones en árabe, griego... Según afirman todos, la Virgen era muy bella, como una jovencita de unos trece o catorce años.

María se manifestaba ante el mundo musulmán como si quisiera decirnos que ella es la Madre de todos los hombres, de todas las razas y religiones, pero queriendo atraerlos a todos a su Hijo Jesús, pues, en ese país mayoritariamente musulmán, Ella oraba ante la cruz de la cúpula y se arrodillaba ante ella y la besaba, como invitando a todos a aceptar a Jesús como Dios y Salvador y a amarlo de todo corazón.

En varias oportunidades, hubo milagros extraordinarios de enfermos que se curaron instantáneamente al invocar a María. También hubo conversiones al cristianismo. El patriarca católico de Egipto ha reconocido la autenticidad de estas apariciones.


jueves, 20 de mayo de 2010

LETANÍAS A LA VIRGEN MARÍA


Señor ten piedad
Cristo ten piedad
Señor ten piedad
Santa María
Santa Madre de Dios
Santa Virgen de las vírgenes
Hija elegida del Padre
Madre de Cristo Rey
Esposa del Espíritu Santo
Virgen hija de Sión
Virgen pobre y humilde
Virgen dulce y obediente
Esclava del señor
Madre corredentora
Llena de gracia puente de la belleza
Compendio de maravillas
Fruto escogido de la Redención
Perfecta discípula de Cristo
Purísima imagen de la Iglesia
Nueva mujer
Mujer vestida de sol
Mujer coronada de estrellas
Señora afable
Señora llena de piedad
Señora nuestra
Alegría de Israel
Esplendor de la iglesia
Orgullo del género humano
Abogada de la gracia 



Maestra de piedad
Ayuda del pueblo de Dios
Reina de caridad
Reina de misericordia
Reina de la paz
Reina de los ángeles
Reina de los patriarcas
Reina de los profetas
Reina de los mártires
Reina de los confesores
Reina de las vírgenes
Reina de todos los santos
Reina concebida sin pecado original
Reina llevada al cielo
Reina del mundo
Reina del cielo
Reina del universo
Reina de las familias
Reina del Santo Rosario
Reina y hermosura del Carmelo,
cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo perdónanos. Señor
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo escúchanos, Señor
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo ten piedad de nosotros.
V. Ruega por nosotros Santa Madre de Dios
R. Para que seamos dignos de las promesas de
promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amen


Páginas vistas la semana pasada