domingo, 20 de septiembre de 2009

Obstáculos que superar.


Algunos de los hombres y mujeres más famosos del mundo han tenido que superar incapacidades y adversidad es que hubieran destrozado un alma más frágil. Como las mariposas que salen de su capullo, estas grandes figuras históricas lucharon y vencieron los límites marcados por las circunstancias, de una manera que hace que sus logros sean aún más sobresalientes. Mientras que el obstáculo en sí no produce la genialidad, algunos pueden argumentar que “el recipiente” para una auténtica grandeza incluye un toque de fortaleza.

A veces el origen de la dificultad es médico. Una niña que nació de una mujer moribunda a causa de la tuberculosis, se convirtió en Marie Curie. La parálisis infantil no detuvo a Franklin D. Roosevelt. Incluso la pérdida de la capacidad auditiva no disminuyó la grandeza del compositor Ludwig van Beethoven.

Las barreras sociales y económicas son también reales, pero no insuperables. Un niño educado en la absoluta pobreza, puede convertirse en otro Abraham Lincoln o Enrico Caruso. Ser negro en una sociedad regid a por la discriminación, no impidió a Booker T. Washington, Martin Luther King, Harriet Tubman, Marian Anderson, Jesse Owens o George Washington Carver desarrollar sus potencialidades.

Las barreras educativas no detendrán a los talentosos. Piensa en Albert Einstein. Este genio fue clasificado como “de lento Aprendizaje”, “retrasado” e “ineducable”, y aún así, vivió para demostrar que la gente estaba equivocada.

Finalmente, numerosos obstáculos no son suficientes para detener la verdadera grandeza. Un niño judío, nacido de sobrevivientes de un campo de concentración nazi y paralizado de la cintura para abajo a la edad de cuatro años, se convirtió en el incomparable violinista Itzhak Perlman.

Anónimo

No hay comentarios:

Páginas vistas la semana pasada